Postales de Nueva York - Fotografías de Francisca Segovia

La Campaña de Trump Anuncia Despliegue Masivo de Trabajadores Electorales para Monitorear Sitios de Votación

La campaña política del expresidente Donald Trump ha anunciado planes para desplegar más de 100,000 abogados y voluntarios en estados clave para monitorear el proceso electoral en las elecciones de noviembre. Este esfuerzo se ha descrito como «el programa de integridad electoral más extenso y monumental en la historia de la nación».

La iniciativa busca supervisar y, en casos potenciales, cuestionar el conteo de votos, abarcando desde la votación anticipada hasta el escrutinio y recuento postelectoral. Se establecerá una línea directa para que observadores electorales y votantes reporten cualquier irregularidad.

Esta operación refleja la persistente preocupación de Trump por la seguridad electoral, una preocupación que utilizó previamente para socavar los resultados de las elecciones de 2020. A pesar de las conclusiones generalizadas que desestimaron el fraude electoral en 2020, Trump ha continuado advirtiendo, sin pruebas, sobre posibles intentos de manipulación electoral por parte de los demócratas en 2024.

El programa también busca corregir las deficiencias percibidas en la preparación legal de la campaña durante las elecciones pasadas. Con un equipo legal robusto en su lugar, Trump está posicionando su campaña para estar mejor preparada para cualquier disputa electoral que pueda surgir.

Entre los encargados de la redacción del programa se encuentran prominentes figuras republicanas como Michael Whatley, presidente del Comité Nacional Republicano; Lara Trump, nuera de Trump y copresidenta del Comité Nacional Republicano; y Charlie Spies, asesor general del Comité Nacional Republicano.

Spies declaró que el equipo legal del RNC trabajará incansablemente para garantizar el cumplimiento de las reglas electorales y llevará a los funcionarios electorales a los tribunales si no se adhieren a ellas.

Este anuncio llega después de las controvertidas elecciones de 2020, donde Trump presionó para anular los resultados y propagó afirmaciones falsas sobre fraude electoral. Su retórica inflamatoria culminó en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, lo que resultó en cargos federales y estatales contra él.

Con una encuesta reciente mostrando que un tercio de los estadounidenses no acepta la victoria legítima de Biden en 2020, la retórica de Trump continúa alimentando teorías infundadas sobre la integridad de las elecciones.

En un comunicado, Trump enfatizó la importancia de tener «a las personas adecuadas para contar las papeletas», reiterando su determinación de vigilar de cerca el proceso electoral en busca de irregularidades.


Fuente: Politico.com


Wikipedia
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio
Abrir chat