INRAP

Hallan en Europa una Bodega de Elaboración de Vinos Antigua

05/07/24 – 08:35 A.M

Europa, rica en yacimientos arqueológicos, ha sido testigo de un descubrimiento sin precedentes cerca de España. Investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (INRAP) en Francia han encontrado una bodega que data del Neolítico, alrededor del año 3000 a.C., posiblemente utilizada para elaborar los primeros vinos de la humanidad. Este hallazgo no solo ofrece una visión de las prácticas vinícolas tempranas, sino que también proporciona una valiosa perspectiva sobre las sociedades prehistóricas y sus complejas tradiciones culturales y económicas.

La excavación comenzó en 2023 y se extendió hasta principios de 2024, desvelando importantes restos prehistóricos en la región cerca del pueblo de Montagnac. En el proceso, los arqueólogos descubrieron no solo bodegas, sino también silos donde las personas almacenaban semillas para las futuras siembras. Las estructuras huecas, ya sean bodegas o silos, se encuentran en un estado de conservación notable, incluyendo escalones de acceso excavados directamente en el sustrato.

Dos sótanos, en particular, destacaron por su excelente preservación. Ambos tienen paredes completamente construidas en piedra, con un fondo marcado por cubículos destinados a albergar jarrones o cestas. El primero está construido con piedras unidas con tierra, de tamaño y forma irregulares, dispuestas en hileras horizontales que forman un muro regular. Estos detalles constructivos sugieren un conocimiento avanzado de técnicas de construcción y almacenamiento, esenciales para la producción y conservación del vino.

Impacto del Descubrimiento:
Evidencias de Vinificación Temprana
El descubrimiento de esta bodega neolítica en Francia ofrece una de las primeras evidencias de vinificación en la historia de la humanidad. Los restos encontrados en las bodegas sugieren que las prácticas de fermentación y almacenamiento de vino podrían haberse desarrollado mucho antes de lo que se pensaba previamente. Este hallazgo implica que las comunidades neolíticas no solo cultivaban uvas, sino que también habían desarrollado técnicas para convertirlas en vino, una bebida que ha jugado un papel crucial en muchas culturas a lo largo de la historia.

Rituales Funerarios y Sociales
Además del descubrimiento de la bodega, los arqueólogos quedaron sorprendidos al encontrar un entierro séxtuple en un espacio de dimensiones reducidas. Los cuerpos estaban colocados en posición fetal, lo que sugiere la existencia de rituales funerarios complejos y posiblemente una creencia en la vida después de la muerte. Las pruebas preliminares revelaron el orden cronológico en que fueron depositados cinco de los seis cuerpos: un adolescente de 12 a 14 años, una mujer adulta, un niño de 4 a 8 años, un niño de 3 a 5 años y un sujeto perinatal.

Este hallazgo sugiere que los rituales neolíticos podrían haber incluido sacrificios o entierros ceremoniales en bodegas, lugares que podrían haber sido considerados sagrados o especiales. La combinación de prácticas vinícolas y rituales funerarios en un mismo sitio sugiere una profunda interconexión entre la vida cotidiana, la espiritualidad y la muerte en las comunidades neolíticas.

Relevancia para la Arqueología y la Historia Europea
El hallazgo de esta bodega neolítica en Francia tiene una relevancia significativa para la arqueología y la historia europea. Ofrece una nueva perspectiva sobre las habilidades técnicas y los conocimientos culturales de las comunidades neolíticas. Además, proporciona una conexión tangible entre las prácticas agrícolas tempranas y las tradiciones sociales y espirituales de la época.

Este descubrimiento también subraya la importancia de continuar explorando y preservando los yacimientos arqueológicos en Europa. A medida que los arqueólogos desentierran más evidencias de las vidas de nuestros antepasados, podemos obtener una comprensión más completa y matizada de cómo vivían, trabajaban y celebraban la vida. La preservación de estos sitios no solo enriquece nuestro conocimiento histórico, sino que también protege el patrimonio cultural para futuras generaciones.

El descubrimiento de una bodega neolítica en Francia, utilizada posiblemente para elaborar los primeros vinos de la humanidad, representa un avance significativo en nuestra comprensión de las sociedades prehistóricas. Este hallazgo revela no solo las habilidades técnicas de las comunidades neolíticas, sino también sus complejas tradiciones culturales y espirituales. A medida que los investigadores continúan explorando este y otros sitios arqueológicos, se espera que surjan más detalles fascinantes sobre la vida en el Neolítico, proporcionando una ventana única a nuestros orígenes y al desarrollo de la civilización humana.

Fuente: El Cronista
Foto: INRAP

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio
Abrir chat