El Programa de Tarjetas de Débito para Migrantes de NYC Genera Controversia Bipartidista

10/07/2024 – 17:50

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, está enfrentando una reacción bipartidista por la nueva ronda de tarjetas de débito prepagas distribuidas a familias migrantes, con varios líderes de la ciudad criticando la medida. Este programa, que comenzó en febrero con la promesa de ahorrar a la ciudad hasta 7,2 millones de dólares anuales, ha sido objeto de controversia por la reciente asignación de 7.300 tarjetas adicionales.

El concejal Robert Holden, demócrata de Glendale, Queens, expresó su preocupación, declarando que «el tren de la riqueza para los inmigrantes tiene que parar». Holden destacó que proporcionar alojamiento, comida y asistencia jurídica gratuita es insostenible y agrava la crisis migratoria en la ciudad. Su distrito alberga 70 refugios para migrantes, la mayor cantidad en Nueva York.

Por otro lado, la concejal demócrata Julie Won de Long Island City, Queens, defendió el programa, argumentando que las tarjetas prepagas permiten a los inmigrantes evitar alimentos «podridos» y elegir libremente lo que desean comer. Won subrayó que esta asistencia es más eficiente y económica comparada con los costosos contratistas de alimentos de la ciudad, destacando que la ciudad gastó 463 millones de dólares en alimentos el año pasado.

Fuente: AYUNTAMIENTO DE NUEVA YORK

El republicano Joe Borelli de Staten Island también criticó el programa, sugiriendo que los defensores de las ciudades santuario están comenzando a entender las consecuencias de sus acciones. Según Borelli, el argumento a favor de las tarjetas es que son la «manera menos mala» de manejar la crisis migratoria que ha afectado a Nueva York durante casi tres años.

Mientras tanto, la vicealcaldesa Anne Williams-Isom defendió la decisión, afirmando que el programa ayuda a ahorrar dinero a los contribuyentes y apoya a los nuevos neoyorquinos. Williams-Isom pidió al gobierno federal acelerar el procesamiento de solicitudes de asilo para permitir que los migrantes trabajen y contribuyan a la economía local.

Las críticas también llegaron desde la comunidad local, con residentes de Queensbridge Houses cuestionando por qué se están construyendo refugios en áreas marginadas en lugar de en zonas más adineradas.

En respuesta a las críticas, un portavoz de la ciudad defendió el programa, indicando que sólo cubre una pequeña fracción de los migrantes y señalando que los costos diarios de las comidas por migrante son modestos. Además, destacó la política de derecho a vivienda de la ciudad, que exige proporcionar alojamiento a las personas sin hogar, y la imposibilidad de los inmigrantes de acceder a beneficios federales como los cupones de alimentos del programa SNAP.

El contratista MoCaFi, encargado de administrar las tarjetas, reafirmó su compromiso de servir a los estadounidenses no bancarizados o «subbancarizados», subrayando la importancia del programa para estas comunidades vulnerables.

Fuente: Charles Creitz en FOXNEWS

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio
Abrir chat