Freepik

Policía salvadoreño que reveló pactos entre pandillas y Bukele permanece en prisión sin juicio ni atención médica

San Salvador – Mauricio Ramírez Landaverde, exdirector de la Policía Nacional Civil de El Salvador, sigue detenido sin juicio ni condena desde diciembre de 2021, pese a que la fiscalía no ha logrado probar las acusaciones en su contra. Los abogados de Ramírez han solicitado atención médica urgente para su cliente, quien padece de diabetes y hernias que requieren tratamiento.

Ramírez, quien ayudó a descubrir los tratos políticos entre el liderazgo de las pandillas MS13 y Barrio 18 con funcionarios del presidente Nayib Bukele, ha estado detenido provisionalmente sin acceso a atención médica desde su arresto. A pesar de que un tribunal ordenó su arresto domiciliario en diciembre de 2023, el gobierno de Bukele no ha liberado al exjefe policial.

Las acusaciones contra Ramírez surgieron durante su gestión como ministro de justicia y seguridad durante el segundo gobierno del FMLN. Bukele acusó a Ramírez de malversación de fondos en 2019, pero no presentó pruebas y la fiscalía no pudo respaldar las acusaciones.

Organizaciones de derechos humanos, como el Comité de Familiares de Presos Políticos de El Salvador (COFAPPES), han denunciado la persecución política contra Ramírez y otros exfuncionarios que confrontaron al gobierno de Bukele. Se ha acusado al gobierno de Bukele de mantener en prisión a Ramírez y otros detenidos de forma indefinida sin pruebas sustanciales.

Las investigaciones iniciadas por la inteligencia policial durante la gestión de Ramírez revelaron vínculos entre el entorno de Bukele y los liderazgos de las pandillas MS13 y Barrio 18. Estos descubrimientos han sido motivo de controversia y críticas hacia el gobierno actual.

El caso de Ramírez no es único; otros exfuncionarios de alto perfil, como Ernesto Muyshondt, han enfrentado arrestos similares después de confrontar al gobierno de Bukele. Estas detenciones han generado preocupación sobre el estado de la democracia y el respeto a los derechos humanos en El Salvador.

A pesar de su popularidad en asuntos de seguridad, Bukele ha enfrentado críticas por casos de corrupción y supuestos pactos con pandillas. La Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (CICIES) se instaló en el país para combatir la corrupción, pero fue terminada en 2021.

La situación de Ramírez Landaverde resalta la tensión política y los desafíos en materia de derechos humanos en El Salvador bajo el gobierno de Bukele, quien ha sido reelegido para un segundo mandato a pesar de las prohibiciones constitucionales.
Las organizaciones de derechos humanos continúan exigiendo justicia y respeto a los derechos de los detenidos, incluido Mauricio Ramírez Landaverde, quien sigue en prisión sin juicio ni atención médica adecuada.

Fuente: INFOBAE

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio
Abrir chat