unsplash

Devastador Huracán Beryl Arrasa la Isla Unión: El 90% de la Infraestructura Destruida

05/07/24 – 8:25 A.M

Katrina Coy sobrevivió al devastador impacto del huracán Beryl en su hogar en la isla Unión, pero sigue sorprendida por la magnitud de la destrucción.

Casi todas las construcciones en la isla, ubicada cerca de San Vicente y las Granadinas, fueron destruidas o gravemente dañadas.

“La isla Unión está en un estado deplorable tras el paso de Beryl. Casi todos los residentes han perdido sus hogares”, dijo Coy en un video.

“Quedan pocos edificios en pie. Las casas están derribadas, las carreteras bloqueadas y los postes eléctricos caídos”.

Sebastien Sailly, un pescador y guía, coincide con esta apreciación.

“Todo está perdido. No tengo dónde vivir”, comentó.

Sebastien, que ha vivido en la isla Unión desde 1985 y también experimentó el huracán Iván en 2004, afirmó que Beryl fue mucho peor.

“Es como si un tornado hubiera pasado por aquí. El 90% de la isla fue borrada”.
El impacto y el miedo aún se reflejan en su voz.

“Me refugié con mi esposa y mi hija, y sinceramente, no estaba seguro de que sobreviviríamos”.
Su prima Alizee, que dirige un hotel con su familia, también relató su terrible experiencia durante el huracán Beryl.

Alizee dijo que tuvieron que empujar muebles contra puertas y ventanas para evitar que los vientos las abrieran.

“La presión era tan intensa que la sentías en los oídos. Escuchábamos el techo desmoronarse, ventanas rompiéndose y casas inundadas”.

«Nadie esperaba que el huracán fuera tan devastador; todo el mundo está traumatizado».
Sebastien, que también es agricultor y apicultor, perdió sus dos granjas y colmenas.

Aun así, la comunidad prioriza la construcción de refugios temporales. Las personas están reuniendo madera y plástico para improvisar alojamiento para sus familias.

«Encontrar agua y comida será difícil», añadió.

Alizee Sailly dijo que también se necesitan con urgencia alimentos enlatados, leche en polvo, productos sanitarios, botiquines de primeros auxilios, tiendas de campaña y generadores.

Con la electricidad y las comunicaciones cortadas, Alizee pudo enviar mensajes gracias a la red de satélites Starlink de SpaceX.

El gobierno de San Vicente y las Granadinas reconoció la gravedad del problema.

En un discurso, el Primer Ministro Ralph Gonsalves expresó la conmoción de la nación caribeña: «El huracán Beryl ha dejado una inmensa destrucción, dolor y sufrimiento en toda nuestra nación».

Gonsalves prometió abordar rápidamente las prioridades tras el huracán.

Sin embargo, en la isla Unión, existe escepticismo sobre la capacidad del gobierno para enfrentar la situación.

“Espero que envíen ayuda militar y guardacostas. No sé si podrán reconstruir la isla, pero lo dudo”, dijo Sebastien.

«Esto requerirá miles de millones de dólares, más de un año y ayuda internacional».

Katrina Coy, directora de la Alianza Ambiental de la Isla Unión, también imploró a la diáspora caribeña que brinde asistencia.

“Necesitamos ayuda urgente: kits de emergencia, comida y evacuación de personas”.

Coy, que trabajó por la seguridad del acceso al agua en la isla Unión, vio su labor destruida por el huracán.
El huracán Beryl tocó tierra como categoría cuatro con vientos de 240 km/h.

Miles de personas siguen sin electricidad y muchas están en refugios temporales en San Vicente y las Granadinas, Granada y Santa Lucía.

A pesar del caos y la falta de vivienda, Sebastian Sailly agradece que las pérdidas no hayan sido mayores.
«Lo más importante es que seguimos vivos, no las pérdidas materiales».

“Me alegra ver que mis vecinos siguen aquí”.

Fuente: BBC
Foto: unsplash

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE
Scroll al inicio
Abrir chat